Testimoniales

Le doy las gracias a todas las mujeres que dan de su vida para ayudar a otras mujeres como yo. Gracias a mujeres como Denisse Morales, Minoshka Lugo y Vanessa Caldari logré alcanzar mi grito primitivo que da la vida.

Idalia Santiago,

Sencillamente GRaCIAS GRACIAs GRACIAS a todas y cada una de las mujeres maravillosas de MAM que desde el primer momento se volcaron en atenciones y enseñanzas hacia mí y mi renacuajita. No hay palabras para describir lo maravilloso y empoderado que fue este proceso gracias a todas ustedes. Recomendado 200% a cualquier futura madre que quiera vivir el proceso de preñez y parto de forma humana y en la comodidad de su hogar. ¡Wujuuuu! Acá en casita estamos de FIESTA. Gracias Vanessa Caldari Zayelit, Paloma Del Mar Hernandez, Michelle y todas las demás que se me escapa el nombre.

Teresita Cruz Vazquez,

Descubrir a centro Mam primero para hacer yoga prenatal y luego tomar las clases de preparativos para el pre, parto y pos parto ha sido la experiencia más completa y gratificante que hemos tenido como pareja juntó a mi familia. Luego de eso tener la seguridad de conocer mi cuerpo y de tener atención médica en conjunto con una partera para labor sitting con Vanessa Caldari así como el cariño, respeto y solidaridad de nuestra Doula Paloma hernandez y los consejos de otras doulas así como de mujeres poderosas y sabias que forman parte de este proyecto de amor hicieron de nuestra experiencia de dar y recibir vida haya sido uno de aprendizaje, regocijo y empoderamiento de nuestro proceso. Gracias y sguiremos colaborando y creciendo con ustedes.

Marili Rodríguez,

Tomé las clases de parto en el centro MAM. Lo aprendido fue fundamental para mi experiencia de parto. Parí en el hospital pero conocía las etapas y lo que debía realizar. El conocimiento en mi caso fue poder. Pasé las primeras dos horas en la casa y luego me trasladé al hospital ya dilatada completamente. Di a luz como 45 min despues de llegar al hospital y sin medicación. La experiencia no fue nada traumatica, más bien seguí mi cuerpo y sus mandatos.

Eirelav Lic,