Así Nació Laura

Tan pronto como supe que iba a tener un bebe comencé a leer y buscar información sobre el embarazo y el parto. Ya mi familia viraba los ojos cuando les sacaba el tema. Sin embargo; cuando mi hermana me recordó "abrir la boca y respirar profundo"; me di cuenta que todo valió la pena, y que aunque los volví a todos locos con el tema, si me escucharon. 😉

Tan pronto como supe que iba a tener un bebe comencé a leer y buscar información sobre el embarazo y el parto. Ya mi familia viraba los ojos cuando les sacaba el tema. Sin embargo; cuando mi hermana me recordó "abrir la boca y respirar profundo"; me di cuenta que todo valió la pena, y que aunque los volví a todos locos con el tema, si me escucharon. 😉

Desde que comencé a buscar información, me encontré con el tema del parto en casa. Casi todos los sitios de Internet así como los libros describían el parto en casa o en hospital de forma inclusiva; es decir no prefería uno sobre otro.

En algunos casos, si prefería el parto en casa ante el parto en hospital.

El libro que me ayudo a tomar la decisión fue "Elige como deseas dar a luz" de Gill Thorn. Este libro describe todo tipo de formas y/o ambientes para dar a luz. Lo mejor del libro es que te dice como defenderte de los malos procedimientos que ocurren en los hospitales ya sea por culpa de reglamentos obsoletos o por malas costumbres de los médicos.

Al leer el libro me di cuenta que yo no quería pasar por esos traumas de parto inducido y otros procedimientos antinaturales que hacen que un parto termine en cesárea. Así que tome la decisión a los cuatro meses de tener un parto en casa con partera.

Pienso que la vida te va dirigiendo, o al menos; como dice el refrán, cuando uno busca encuentra. Así en la fiesta de cumpleaños de un amigo de Raúl conocí a Raquel, una mujer que tuvo a su segundo hijo en su casa con la ayuda de una partera, y ella se convirtió en mi aliada, por decirlo asi, en este asunto de parto en casa. Luego de hacerle mil preguntas, al otro día me comunique con su partera a quien le hice mil preguntas más; y ella me recomendó a Ruth "Rully" Delgado, la mujer que nos ayudo a parir a nuestra hija. Raquel siempre se mantuvo a mi alcance, y me prestó libros sobre parto y lactancia y hasta un DVD de National Geografic titulado "Into the womb".

Además de Raquel, hice una búsqueda en myspace.com y encontré a una chica puertorriqueña, residente en Florida, que también tuvo un parto en casa. Arlene se convirtió en una gran amiga.

Luego me enteré que había tomado mi decisión muy tarde y estaba a punto de ser rechazada por otras parteras ya que ellas atienden desde el primer trimestre en adelante para monitorear a la mujer desde bien temprano en el embarazo y asegurarse que no es un embarazo de alto riesgo.

Aunque tenía a Rully, continué mi cuidado prenatal con el Dr. Ramírez, sin decirle nada para evitar regaños; como el que me dio otro doctor. Lamentablemente hay muchos médicos que piensan que todo el que no estudio medicina es un ignorante, no aceptan que hay otras formas de hacer las cosas, como por ejemplo la forma CORRECTA.

El día de mi parto las contracciones me despertaron a las 4:30 de la madrugada. Llame a Rully, ella me dijo que en cuanto se regularan a 5 minutos que la llamara nuevamente. Desayune una farina, avise a mami y le dije que me trajera una comprita.

Foto de Laura acabada de nacerMami llegó con Michelle a las 10am. Raúl y yo estábamos viendo una comedia; tenia dolor pero era soportable. Me comí una mandarina. Al rato la vomite. (En todo el embarazo no vomite y el día del parto vomite por todo el embarazo). Raúl llamo a Rully para dejarle saber que mi "cara cambió, ya no se esta riendo", esa fue la señal que le dijo Rully que estuviera pendiente. Ella llegó con su nuera Carmen a las 11am. Carmen fue quien tomo fotos y video de todo, la nesecitabamos y no lo sabiamos.

Según aumentaba el dolor yo iba buscando formas para lidiar con el; al principio, antes que mami llegara, me senté en la bola, luego caminé por toda la casa, ya según avanzaba el día apenas podía caminar, el dolor se hacía cada vez más intenso. Yo me concentraba en que mientras más pasaba el tiempo más cerca estaba que se acabara todo el dolor y naciera Laura. Rully me puso tres enemas hasta que saliera el agua casi limpia, también dicen que limpiar el intestino estimula las contracciones.

Yo sabía por los centímetros en que estuviera si me iba a doler más o estaba ya en lo más fuerte. Me ayudó mucho mantenerme positiva, nunca dije "ya no puedo más" porque eso para mi es como un conjuro si lo digo me lo creo.

Pero si me queje de dolor ¡Ay!, ¡Ayúdame¡, ¡Sóbame!, ¡Apriétame! ¡coño! ¡Coñeta! Cuando todos me tocaban sentía menos dolor, la bolita de tenis me ayudó con la contrapresión en la espalda baja (coxis) a sentir menos dolor

Cuando Rully me dijo que estaba en 6 para 7 centímetros me metí en la ducha caliente y allí estuve por el resto de la noche; alrededor de tres horas. Raúl y Michelle se alternaban para echarme agua en la espalda o en la barriga según yo les pidiera, ambos estaban enchumbaos. Al pobre de Raúl le hablé malo cuando me cerró la ventana del baño por que el calor era tanto que sentía que me asfixiaba. Las contracciones eran tan fuertes que apenas podía respirar, mucho menos respirar profundo.

No quería que hablaran ni dijeran la hora porque me sacaban de concentración y dolía aún más. Estuve en el agua hasta que Rully me pidió que saliera para chequearme.

Cuando salí del agua sentí una contracción super fuerte que me llevo a contraer mi cuerpo completo del dolor, me sentí como Hulk justo antes de transformarse; entonces escuché como cuando una bomba bien llena de agua explota ¡splash! Rompí fuente y moje los pies de todos.

Foto de Laura acabada de nacerDe inmediato Rully me acostó en la cama para chequearme y todos gritaron "mírale el pelo". Así me entere que ya estaba coronando; y sentí un poco de alivio saber que lo peor había pasado. Rully dio la orden de que antes que la bebe naciera, apagáramos el aire acondicionado. Lo próximo fue buscar la posición correcta para pujar, eso fue un lío porque yo no quería parir acostada en la cama como en el hospital por miedo a rajarme. Rully me cambió de posición como tres veces, en eso estuvimos media hora. Finalmente le dijo a Raúl que se sentara en una silla, yo me senté en su falda y a la orden de Rully comencé a pujar; yo pensaba que lo peor había pasado hasta que sentí lo que llaman el círculo de fuego, es tal como lo describen, una siente como si le pegaran una antorcha de fuego en la vagina, ¡Me quemo, me quemo, me quemo! Grité no se cuantas veces, hasta que al fin Laura salió, con dos vueltas del cordón umbilical en su cuello, que aunque sueltas nos asustó un poco. Rully la colocó sobre mi barriga, yo continuaba en la falda de Raúl y por todos los líquidos del parto mas el cansancio estaba resbalándome y Raúl que también estaba exhausto apenas podía conmigo y Rully le pedía que me aguantara. Entonces llegó el momento de mayor suspenso, Rully espero a que la nena respirara antes de cortar el cordón. Lauri no respondió rápido, si estaba haciendo ruiditos y moviéndose aunque poco, Raúl comenzó a llorar y a decir "Respira Laurita respira" las demás se quedaron en silencio, yo sabia que todo estaba bien asi que dije "ella esta bien porque ella esta bendecida"; en ese instante Lauri lloró con fuerza y todos respiraron aliviados. (Luego supe q los bebes pueden tardar en respirar hasta 8 minutos,y no hay problema ya q aun estan conectados a la madre por el cordón umbilical.) Entonces Rully cortó el cordón umbilical, porque Raúl me estaba aguantando y Michelle se frisó. Me levante y me acosté en la cama aliviada y contenta de que todo terminó y salió bien.

Entonces procedimos a parir la placenta mientras mami sostenía a la nena y entre ella , Michelle y Raúl le buscaban ropa (no la teníamos lista), Rully me pedía que pujara, que tosiera y ya no me quedaban fuerzas para nada de eso, pero me reía en medio de todo. Mientras pujaba la placenta, llegaron is hermanos, mi cuñada y mi papa.

Durante el parto que duró 12 horas apenas tome agua y unos sorbos de gatoraid que mami me trajo, no comí nada, y estaba deshidratada.

Pude comer algo mientras Rully y Raúl median y pesaban a Laura.

Mientras yo tenía a la nena Rully llamó a todos para mostrarles la placenta y como esta funciona, yo me perdí la demostración porque no tenía energías para levantarme. Luego de la explicación mi hermano José Aurelio se ofreció a enterrarla en el patio, yo le dije que si. Ahora me arrepiento, la debí haber congelado hasta conseguir un árbol para sembrarlo en el patio como símbolo del nacimiento de Laura.

Al rato, ingenuamente le pedí a Rully si me podía tomar algo para el dolor, a lo que ella respondió, "Muchacha si ya pasaste todo el dolor que ibas a pasar ¿para que vas a tomarte una pastilla? "

Más tarde todos se fueron menos Rully y mami. Mami se quedó limpiando todo, lavando toallas y sabanas. Rully pendiente a mi y a la bebe. Pude bañarme con cuidado para limpiar la sangre. No me desgarre gracias a que Rully se mantuvo dándome masaje en el perineo con aceite de oliva en el momento que estaba por parir. Ya cuando me acosté con la bebe a mi lado pude mirarla con detenimiento, y agradecerle a Dios que todo salió bien. Aproveche para tomarle sus primeras fotos vestidita al lado de mamá. Antes de acostarnos Rully la chequeo de nuevo, y me dejó el estetoscopio para que yo le chequeara los latidos del corazón, y así quedarme más tranquila (manía de primeriza). Laura durmió sobre una almohada para recién nacidos, justo en medio de Raúl y yo.

Laura tiene dos años, aun es amamantada y se mantiene saludable, con la mejor vacuna, la leche materna.

No Comments Yet.

Leave a reply